Internacionales

Encuesta de pagos corporativos en Asia Pacífico 2021

La Encuesta de Pagos Corporativos en Asia 2021 de Coface, realizada entre octubre de 2020 y marzo de 2021, proporciona información sobre la evolución del comportamiento de pago y las prácticas de gestión del crédito de más de 2.500 empresas de toda la región de Asia Pacífico durante un año pandémico. Los encuestados procedían de nueve mercados (Australia, China, Hong Kong RAE, India, Japón, Malasia, Singapur, Tailandia y Taiwán) y 13 sectores situados en la región de Asia Pacífico.

Sin deterioro en los retrasos en los pagos a pesar del impacto del Covid-19

El 65% de los encuestados experimentó retrasos en los pagos en 2020, similar a 2019. A pesar de un entorno económico debilitado, la encuesta realizada por Coface muestra que los retrasos en los pagos mejoraron en 2020, con la duración promedio de los pagos vencidos cayendo a un mínimo en cinco años, gracias a fuertes respuestas de política gubernamental. Se observaron retrasos en los pagos más breves en seis de las nueve economías encuestadas y en 10 de los 13 sectores. Esta tendencia se debió en parte a las respuestas de política gubernamental sólidas y coordinadas para suavizar el impacto de la pandemia en la actividad empresarial, así como al movimiento de las empresas hacia una gestión crediticia más estricta y un fortalecimiento de la resiliencia del flujo de caja. La política crediticia más estricta se reflejó en la duración promedio de las demoras en los pagos en Asia Pacífico, que cayó a 79 días en 2020, frente a 85 en 2019, y marcó la duración más corta desde 2015.

Sin embargo, hubo una acumulación de riesgos crediticios en Australia y Hong Kong, ambos informaron un fuerte aumento en los pagos atrasados y, lo que es más importante, un fuerte aumento en los retrasos en los pagos ultralargos (ULPD, más de 180 días) que ascienden a más de 2% de la facturación anual. Según la experiencia de Coface, el 80% de las demoras de pago ultralargas (ULPD, más de 180 días) nunca se pagan. Mientras tanto, los sectores de comercio minorista, construcción y transporte, entre los más afectados por la pandemia, experimentaron los mayores aumentos en ULPD por encima del 2% de su facturación anual, lo que indica un aumento en los riesgos de flujo de caja.

Mejora económica en 2021: las empresas de Australia y de la industria automotriz son las más optimistas

El año 2020 se caracterizó por el impacto del COVID-19 en las economías y sociedades. A diferencia de las recesiones anteriores, que generalmente son graduales y menos profundas, la recesión pandémica fue rápida y profunda debido a las características únicas del COVID-19. En la encuesta se preguntó a las empresas sobre el impacto del brote de COVID-19 en sus operaciones comerciales. En Japón y Taiwán, la reducción de la demanda fue la principal razón que afectó las ventas y los flujos de caja de las empresas, mientras que en China, los precios más altos de los materiales fueron la razón más citada. En India, donde muchas empresas dependen de los trabajadores migrantes, el principal impacto citado fue la insuficiencia de mano de obra debido a que las medidas de bloqueo habían perturbado las operaciones comerciales.

Con respuestas políticas sólidas y coordinadas, un cambio acelerado hacia la digitalización y países que reabren partes de su economía tras estrictas medidas de bloqueo, la recuperación fue rápida pero desigual. No obstante, las empresas esperan que el crecimiento económico mejore en 2021. Las empresas australianas son las más optimistas, ya que el 80% de los encuestados prevén un mayor crecimiento, seguidas de India (76%), China (73%), Malasia (73%) y Taiwán (71%). En el otro extremo, sólo Japón (61%) tiene menos de dos tercios de encuestados que esperan una mejora del crecimiento económico durante 2021.

Por sectores, el automotriz es el que más confianza tiene en las ventas para el año que viene, ya que el 66% de los encuestados espera una mejora. Le siguen la energía (64%), los metales (64%), el papel (63%) y los productos farmacéuticos (61%). La mayor proporción de empresas que prevén una mejora de los flujos de caja en los próximos 12 meses se encuentra en los sectores automotriz, agroalimentario y farmacéutico, con un 55% cada uno, seguidos de los metales (53%), el papel (52%) y los productos químicos (51%).

La exportación de equipos de información y comunicaciones impulsa el crecimiento en Asia, pero persisten los riesgos

Con la evolución en curso hacia la normalización de las condiciones empresariales, esperamos que la región muestre un crecimiento positivo tras la contracción de 2020. El ritmo de expansión será más rápido en la India (+9,0%), que registró la mayor contracción entre las nueve economías encuestadas durante 2020. Le siguen China (+7,5%), Singapur (+6,3%), Taiwán (+5,6%), Australia (+5,0%), Hong Kong (+4,8%), Malasia (+4,6%), Japón (+2,7%) y Tailandia (+2,2%).

La demanda externa ha sido un motor clave de la recuperación para Asia, ya que el cambio mundial hacia el trabajo y el aprendizaje a distancia impulsó una necesidad mundial de equipos de información y comunicaciones (TIC). Esto benefició en gran medida a varias economías de esta región que son exportadoras clave de productos de TIC, como China (+40% a fecha de hoy), Taiwán (+21% a fecha de hoy), Malasia (+28% a fecha de hoy) y Singapur (+9% a fecha de hoy). El aumento de la inversión de capital también impulsó las ventas de maquinaria electrónica y eléctrica. Sin embargo, la recuperación del consumo privado fue mucho más gradual y quedó rezagada con respecto al crecimiento de las manufacturas y las exportaciones, ya que las mejoras del mercado laboral siguieron siendo débiles y muchas partes de Asia-Pacífico sufrieron nuevas restricciones a la movilidad. Las restricciones a los viajes internacionales se mantuvieron en gran medida, lo que impidió que el sector turístico se recuperara.

“Nuestro escenario de referencia asume que no habrá una nueva ola de infecciones por COVID-19 en la segunda mitad de 2021, y que un aumento de la vacunación mejora la resistencia de la recuperación. La advertencia es que el entorno actual sigue siendo difícil de predecir. Además, existen riesgos crecientes para la recuperación, como la escasez mundial de semiconductores, que podría limitar el crecimiento de las exportaciones asiáticas, y el aumento de los precios de las materias primas, que podría comprimir los márgenes de las empresas y afectar la demanda”, comenta Bernard Aw, economista de Coface para la región de Asia-Pacífico, afirmó.

Print Friendly, PDF & Email