Columnistas

Pericia ITDT, para liquidar pérdidas totales de autos como en el resto del mundo

Foto: abogados.com
Marcelo LohrmannPor Marcelo Lohrmann, titular del estudio Lohrmann de servicios para aseguradoras.-

Un poco de historia

La cláusula de determinación de pérdida total por medio de la valuación del rezago en lugar de considerar el valor de la reparación, generaba importantes dificultades con los clientes.

Muchas veces el valor del rezago que superaba el límite de la cláusula implica el rechazo del siniestro, generando la judicialización del reclamo contractual del cliente.

El Índice Técnico de Perdida Total fue ideado en los años 90 en una aseguradora en la que trabaje, con el objetivo de solucionar este problema y poder indemnizar con la cláusula mencionada, solo cuando la reparabilidad del vehículo no es posible.

Posteriormente, la Asociación Argentina de Compañías de Seguros presento en la Superintendencia de Seguros de la Nación una nueva cláusula para la determinación de la pérdida total que consiste en la aplicación de la pericia ITDT.  Esta cláusula si bien está vigente, no ha sido muy utilizada en el Mercado.

Actualmente, esta metodología de determinación de la reparabilidad del bien, más el control de la posterior reparación del rodado, debería ser utilizada para no requerir la baja registral al momento de liquidar la pérdida total, tal cual ocurre en gran parte del mundo.  Es decir, la forma de indemnizar al asegurado no cambia con respecto a la valuación del 80% del daño, lo que se modifica es la disposición final del rezago.

Qué es la Pericia ITDT

El Índice Técnico de Destrucción Total (ITDT) es un sistema que establece un valor numérico adimensional surgido del análisis de un vehículo siniestrado. El índice obtenido tras el análisis, permite determinar su viabilidad o inviabilidad técnica de reparación de forma objetiva.

Los siniestros en donde los vehículos sufren deformaciones de gran magnitud, suelen tener repercusiones directas sobre las posibilidades ciertas de reparación. Esto puede llevar a considerar la pérdida o destrucción total de la unidad como resultado del análisis de dos factores fundamentales: el económico y el técnico.

El ITDT calculado para un vehículo siniestrado tiene en cuenta exclusivamente los aspectos técnicos relacionados con su reparación. Se mantiene independiente de factores económicos tales como: costo de la reparación, costo de los repuestos, costo del vehículo, etc.

Respecto del factor técnico, se puede afirmar que, gracias a la tecnología existente hoy en día, la destrucción total técnica prácticamente no existe, y cualquier tipo de daño podría ser reparable, respetando la metodología de reparación que indica el fabricante del vehículo en cuestión, conservando así la resistencia estructural de la carrocería, utilizando repuestos legítimos, el equipamiento y herramental adecuado y llevada a cabo por un profesional capacitado en la materia.

Pero es sabido que el mercado reparador nacional no ha alcanzado aún un nivel de desarrollo capaz de garantizar estas condiciones ante grandes niveles de daños, por tal motivo el Índice Técnico de Destrucción Total (I.T.D.T.) que permite establecer el límite a partir del cual se considera que un vehículo es irrecuperable y por ende, presenta destrucción total técnica. Independientemente de los factores económicos.

El valor numérico del ITDT es proporcional a la deformación y daños que presenta la estructura del vehículo siniestrado. Durante el análisis no se contemplan las deformaciones generadas sobre piezas móviles o atornilladas como puertas, capot, paragolpes, tapa de baúl, portón, guardabarros delanteros, etc., ya que estas no presentan ninguna limitación técnica para su reparación o sustitución.

El sistema de cálculo tiende a evitar evaluaciones subjetivas en cuanto al grado de deformación de la estructura de la carrocería del vehículo. Finalmente, para establecer la viabilidad técnica de reparación, el ITDT calculado para un vehículo siniestrado se compara con un valor de ITDT máximo admisible.

Situación actual

Luego de severas sanciones a aseguradoras por incumplir con la baja del vehículo al momento de liquidar un siniestro por perdida total, la Justicia determinó que la aplicación de esta metodología, cuando está debidamente ejecutada y controlada la posterior reparación del rodado, desestima la existencia de transgresión al régimen legal vigente.

Resta ahora que esta normativa vigente tome en cuenta esta sentencia de cámara y analice su modificación para adecuarlo a lo que ocurre en la liquidación de perdidas totales en el resto del mundo.

Print Friendly, PDF & Email