Columnistas

¿Cómo está hoy el sistema de ART? ¿Cuáles son los logros y sus amenazas? ¿Cómo evoluciona la judicialidad?

Diego Álvarez Por Cr. Diego Alvarez, Gerente General de Asociart ART.-

El sistema de ART cumple un rol fundamental para casi 10 millones de trabajadores y un millón de empleadores en términos de prevención de accidentes de trabajo con notables avances desde su vigencia, alcanzando reducir, por ejemplo, un 77% en los índices de fallecimiento, el 43% en el total de accidentes y brindando más de 6,4 millones de prácticas asistenciales anuales. Es decir, a pesar de los temas pendientes, es manifiesto que el Sistema funciona y brinda aportes de valor a la Sociedad y en particular, a los trabajadores alcanzados con la cobertura.

Considerando la valoración que tiene el sistema ART en la comunidad productiva y laboral, empresas, sindicatos y gobierno, consensuaron la reforma que aprobó el Congreso Nacional en febrero 2017. Además de su vigencia en CABA adhirieron a esta reforma, mediante la aprobación de sus respectivas legislaturas provinciales, 14 provincias y en todas se produjo una inicial e importante disminución de los juicios.

En la actualidad, estamos notando que la litigiosidad estaría tocando su piso o probable punto de equilibrio, aunque sigue sigue siendo alta y no se condice con el nivel de cobertura y servicios que tiene el sistema y mucho menos con los valores que tienen otros sistemas similares en el mundo.

¿Por qué se elimina la aplicación de la tasa activa?

La tasa activa se sigue aplicando en caso de mora. Y esto es vital aclararlo en un país con fuerte dinámica inflacionaria de modo de acotar el miedo respecto de que “la inflación se coma la indemnización”. Es precisamente, para los casos de mora que debe ser usada, no corresponde que se utilice para los casos en los que no la hubo.

En tal sentido pueden destacarse antecedentes, como ser, acordadas de la CNAT, donde una de la CNAT disminuyó los intereses del 36% por medio de un Acta sin que ello implicara afectar derechos constitucionales.

¿En qué cambia el cálculo de las indemnizaciones?

Los cálculos de las indemnizaciones no se tocan, lo que se reemplaza es la tasa activa -que se ubica cercana al 100% por motivos propios de la coyuntura y ajenos al sistema ART- por la tasa RIPTE, variable inherente a los salarios y por lo tanto al sistema. De hecho, ya es utilizada por la misma reforma consensuada en 2017 y a lo largo de la historia previa del sistema para ajustar un tramo de la indemnización.

El DNU reemplaza la tasa activa por la tasa de variación del RIPTE que refleja la evolución de los salarios formales de la economía. Por ejemplo: las indemnizaciones de accidentes de trabajo se pagan en función del salario. Considerando un salario de $ 42.000, la aplicación de tasa activa prevista en la Ley llevaba a que se pagara indemnización como si el salario hubiese sido de $ 73.000.

La brecha generada por una desproporción injustificada en el nivel de la tasa de interés activa, nada tiene que ver con las prestaciones del sistema y genera una desequilibrio que no debe ser a costa de la calidad de nuestros servicios, ya que ello produciría un serio perjuicio para los casi 10 Mill de trabajadores incluidos en el Sistema.

En suma, como conclusión:

De esta manera, el reemplazo de la tasa activa por la tasa RIPTE viene a corregir estas desmesuras y resulta más compatible con un sistema ligado a la masa salarial.

En este contexto y ante la emergencia que enfrentamos y la responsabilidad que tenemos ante 10 millones de trabajadores y 1 millón de empleadores, el DNU es una necesaria y urgente medida.

Print Friendly, PDF & Email