Columnistas Innovación

Qué puede enseñarnos el seguro contra el terrorismo sobre la innovación de productos

Foto: Perfil

Chris Folkman Por Chris Folkman, Director de Gestión de Productos de Guidewire.-

Días atrás se cumplió el #19 aniversario de los ataques del 11 de septiembre en los Estados Unidos, que trágicamente mataron a 2.977 personas y resultaron en pérdidas de seguros de más de US$ 45 mil millones.

Primero, desencadenaron un mercado duro inmediato con escasez de capacidad, aumentos de tarifas y cobertura restringida. En segundo lugar, dieron lugar a un nuevo mercado de seguros independientes contra el terrorismo (que hoy se calcula en primas a nivel mundial entre 2.000 y 3.000 millones de dólares). Finalmente, los ataques hicieron que el gobierno de los Estados Unidos interviniera y prometiera reembolsar a las aseguradoras nacionales por futuros actos de terrorismo a gran escala, recogidos en la Ley de Seguros y Riesgo de Terrorismo de 2002 (TRIA).

Tenemos un mercado de seguros contra terrorismo con cobertura accesible, capacidad estable y nuevos productos especializados que cubren amenazas emergentes como “active shooters” y daños no físicos.

¿Cómo puede este resultado exitoso servir como guía para la industria de seguros generales mientras se enfrenta al desafío de qué hacer para cubrir futuras pandemias?

Lección N°1: Los modelos hacen mercados

A raíz de los ataques del 11 de septiembre, la industria de seguros tambaleó. Las aseguradoras no sabían cuántas pólizas habían emitido con las direcciones comunes de 1 y 2 World Trade Center, o cuántos empleados cubrían. Simplemente no rastrearon esas cosas. La conmoción resultante dio lugar a la práctica moderna de gestión de la acumulación, así como a los primeros modelos de catástrofes terroristas, que intentaron cuantificar la frecuencia y gravedad de los actos terroristas a gran escala. Hoy en día, aunque la frecuencia del terrorismo sigue siendo muy difícil de pronosticar, modelar la gravedad de un bombardeo a gran escala se basa en principios bien entendidos de la física y la dinámica de fluidos, y las aseguradoras creen en estos modelos. Como resultado, pueden fijar el precio de la cobertura con éxito, transferir el riesgo a los reaseguradores y gestionar sus acumulaciones de exposición.

Esta es una prueba de que los modelos crean mercados: si las aseguradoras creen que pueden cuantificar un riesgo con una certeza razonable, pueden crear nuevos productos de seguros, satisfacer nuevas fuentes de demanda y crecer de manera rentable. Lo que esto significa para el riesgo de una pandemia en 2020 está claro. Significa que debemos elevar el nivel de análisis y modelos que simulan la transmisión de enfermedades infecciosas y las pérdidas asegurables que causan. Con precedentes existentes de SARS, MERS, Ébola, COVID-19 y docenas de pandemias de gripe, modelar tanto la frecuencia como la gravedad del riesgo de pandemia, así como la interrupción del negocio y las lesiones humanas que causan, es un esfuerzo digno que la industria debe adoptar.

Lección N° 2: Las asociaciones público-privadas pueden crear mercados de seguros vibrantes para peligros complejos

El gobierno de EE. UU. juega un papel estabilizador en muchas líneas de seguros generales en la actualidad, incluidas las siguientes:

  • Cobertura de terrorismo que reasegura a las principales aseguradoras que la ofrecen;
  • Seguro contra inundaciones que garantiza la cobertura a propiedades;
  • Protección de cultivos que ofrece cobertura básica de cultivos multirriesgo a los agricultores.

Es muy posible que también se necesite la participación del gobierno para crear un mercado sostenible para la cobertura de la pandemia, dadas las muchas “incógnitas desconocidas” del riesgo. En consecuencia, la Ley de Seguros y Riesgo Pandémico de 2020 (PRIA) se presentó recientemente en el Congreso. La estructura del proyecto de ley se inspiró en el proyecto de ley de terrorismo de 2002, con un deducible sustancial y una cuota federal. Varias organizaciones comerciales y aseguradoras han propuesto sus propios marcos legislativos además de este proyecto de ley, y probablemente habrá muchas revisiones a medida que se negocie la legislación.

Aunque es poco probable que esta legislación se aplique retroactivamente a las políticas vigentes en el momento del brote de COVID-19, podría servir como base para poner en marcha un medio para proporcionar cobertura de interrupción comercial para los brotes de enfermedades en el futuro.

Lección N° 3: El seguro de P&C está desempeñando un papel mínimo en la recuperación de la sociedad del COVID-19. Para la industria, eso debería ser una gran decepción.

Las pérdidas económicas causadas por COVID-19 serán enormes, pero las pérdidas aseguradas serán menos significativas. Esto se debe a la redacción estándar del contrato, incluidas las exclusiones virales y los requisitos de daños físicos que limitarán severamente la cobertura en la mayoría de las pólizas comerciales.

Una brecha de protección tan amplia es problemática. Para la industria, es decepcionante que sus productos no respondan a lo que podría decirse que es la catástrofe más importante de nuestra generación. Para los dueños de negocios, se ha puesto en duda la relevancia del seguro que compran. Evan Greenberg, director ejecutivo de Chubb, lo resumió mejor: “Es nuestro trabajo descubrir cómo [cubrir el riesgo de pandemia]. Podemos hacer más que simplemente desempeñar una función administrativa en la que somos menos relevantes de lo que podemos o debemos ser”.

Para seguir siendo relevante, la industria debe aprender cómo asegurar futuras pandemias, tal como descubrió cómo cubrir el terrorismo después del 11 de septiembre de 2001. Esta es una tarea enorme que involucrará:

  • Crear nuevas coberturas, escritas cuidadosamente;
  • Ejecutar asociaciones público-privadas para crear la capacidad adecuada;
  • Crear analítica avanzada para cuantificar el riesgo.

Pero este es un problema que debe resolverse. El propósito mismo de las aseguradoras es promover la resiliencia y desempeñar un papel clave en la recuperación financiera luego de una gran catástrofe. Con las pandemias, este propósito debe cumplirse.

Artículo publicado originalmente en Guidewire Smart Approach Blog

Print Friendly, PDF & Email