Columnistas Innovación

Mirar desde el otro lado del espejo

Gabriel MyslerPor Gabriel Mysler, Director de Innovation@Reach y Managing Director de Integrity Meter.-

Nos gustan los espejos, pero también les tememos a las imágenes que pueden reflejar. ¡Qué paradoja! Nos gusta mirar el mundo a través de él y vernos reflejados. También nos aterra muchas veces mirarnos objetivamente y ver lo que el espejo nos devuelve. Nos pasa como personas… y mucho más como empresas. 

Lewis Carroll – escritor, diácono anglicano, filósofo y matemático nacido en 1832 – nos invita a pasar al otro lado del espejo para poder ver la vida y analizar las “verdades” desde un punto de vista disruptivo y provocador. 

Desde que Carroll escribió sus libros “Alicia en el país de las maravillas” en 1865 y  “A través del espejo y lo que Alicia encontró allí”, en 1871,  Alicia – esa niña de 7 años que cae en un mundo nuevo para ella – no deja de ayudarnos a pensar. 

Con ojos de niño

Ver el mundo con ojos de niño es sinónimo de intentar romper prejuicios y desterrar preconceptos.  Nuestro cerebro prefiere pensar rápido y reaccionar de modo automático y así, vamos perdiendo la capacidad de asombro, de re-pensarnos y de re-inventarnos. Los niños preguntan a todo por qué… sin embargo nosotros vamos perdiendo esta capacidad y la actitud de cuestionar.

Alicia nos invita  a un viaje a la imaginación, a la creatividad y a desterrar verdades reveladas. Seleccioné algunas de las mejores frases. Los invito a reír, reflexionar y repasar juntos algunos de los mejores momentos de este viaje maravilloso.

Manejar el tiempo 

En tiempos difíciles, en tiempos de pandemia, muchos  creen que es solo cuestión de esperar, de aguantar, hasta que todo vuelva  a  la normalidad nuevamente. Aquí ya nos advierte Alicia de esta falacia: “No tiene caso regresar al ayer, porque en ese momento yo era una persona diferente.”. El pasado ya nos transformó a todos y aunque regresen las antiguas condiciones externas, las personas ya somos diferentes.

Esperar a que pase el caos y todo vuelva a ordenarse, no es tampoco una buena opción. Por lo contrario, es imperativo doblar el esfuerzo. Al decir de la Reina de Corazones: “Cariño, aquí debemos de correr tan rápido como podamos, tan solo para quedarnos donde estamos. Y si quieres ir a algún lado, necesitas correr el doble de rápido.”

El Conejo Blanco nos habla del recurso más escaso, del que mejor debemos administrar:Si conocieras el tiempo tan bien como yo, no hablarías de perderlo”. Lo único que jamás podremos recuperar es el tiempo perdido.

Foco, Perseverancia y mucho Trabajo

En tiempos de dudas y grandes incertidumbres, es importante no perder de vista nuestro propósito y evitar la tentación de las soluciones rápidas o el efecto “varita mágica”. El Sombrerero Loco lo expresaba así: “¿Sabes cuál es el problema con este mundo? Todos quieren una solución mágica a su problema y todo el mundo se rehúsa a creer en la magia.”

El Gato Sonriente (uno de mis personajes favoritos) nos habla de la necesidad de perseverar en la búsqueda de soluciones, de no anteponer las respuestas a las preguntas y de no dejar jamás de trabajar en pos del objetivo. Estas tres frases, lo resume con humor e inteligencia:

“Si no sabes hacia dónde vas, cualquier camino te puede llevar ahí.”

“Solo unos cuantos encuentran en camino; otros no lo reconocen cuando lo encuentran; y otros no quieren ni siquiera reconocerlo.”

“Seguro que llegarás a alguna parte si caminas lo suficiente”

Alicia es aun mas categórica respecto a la necesidad de tomar decisiones y actuar para poder cumplir con nuestros objetivos: “No entiendo cómo puede terminar una historia que nunca empieza.”

Repensar el liderazgo

Hay muchas maneras de pensar un líder.  Carroll nos presenta diferentes aristas, todas posibles, que se expresan a través de sus personajes.

  • Están los líderes empáticos, los que generan relaciones mutua confianza.

“Cuando no puedas ver la luz, me sentaré contigo en la oscuridad”.  Dice el Sombrerero loco.

“Si tú crees en mí, yo creeré en ti. ¿Es un trato?” Nos propone el Unicornio.

  • Están los líderes autoritarios, que en situaciones de caos surgen y son buscados. Son líderes que imponen ideas, son verticalistas y definen unilateralmente el curso de las acciones. Podemos ver sus perspectivas a través de tres protagonistas muy diferentes.

“Es mejor ser temido que amado” concluye la Reina de corazones.

“Soy más grande que tú, y por lo tanto debo ser más sabio” nos recuerda el Loro.

“Cuando yo empleo una palabra, esa palabra significa exactamente lo que yo quiero que signifique, ni más ni menos.” sintetiza Humpty Dumpty.

  • Están también los líderes que promueven el intercambio, las visiones enfrentadas y la creatividad. Los que buscan mas allá de las palabras y de lo evidente. Al decir de la joven Alicia:

“La cuestión es saber si se puede hacer que las palabras signifiquen cosas diferentes”

“¿Y de qué sirve un libro sin ilustraciones ni conversaciones? “

Los momentos de decisión, donde el peso del liderazgo es infinito – esos difíciles momentos de soledad de un líder- los resume la Reina Blanca con claridad meridiana: “Alicia, no puedes dedicar tu vida a complacer a los demás. La elección debe de ser tuya, porque cuando salgas a enfrentar a esa criatura, lo harás sola.”

La necesaria imaginación y creatividad

“La imaginación es la única arma en la guerra contra la realidad”  nos susurra al oído el Gato Sonriente. Sin creatividad y sin imaginación, no habrá innovación y no habrá progreso.  La imaginación debe ser ejercitada y promovida.  Aceptar la paradoja, pedir lo diferente, abrazar lo diverso y festejar la diferencia son algunos de los ingredientes necesarios.

“Algunas veces he llegado a creer hasta seis cosas imposibles antes del desayuno” Nos desafía la Reina Blanca.

“Puedes llamarlo disparate, si quieres, ¡pero yo he oído disparates a cuyo lado este tiene más sentido que un diccionario!” es el contrapunto que propone la Reina Roja

“No soy extraño, raro, distinto, ni loco, mi realidad simplemente es diferente a la tuya” nos ilustra con inocencia el Gato Sonriente

La Duquesa nos invita a no cejar en la búsqueda “Todo tiene una moraleja si eres capaz de encontrarla” 

Conócete a ti mismo

Lewis Carroll permanentemente se cuestiona su realidad y sus propias convicciones. El autoconocimiento junto con la permanente evolución de las ideas y los conceptos, sin perder nuestros valores, son necesarios. Así nos lo cuentan sus maravillosamente actuales personajes:

La Oruga Azul, sin tapujos, le dice a Alicia: “No puedo ayudarte si ni siquiera sabes quién eres, niña estúpida”.

Alicia reconoce que muchas veces caemos en conductas auto-destructivas, en relaciones tóxicas o en decisiones que sostenemos empecinadamente y nos advierte: “Si uno bebe mucho de una botella que dice «veneno», lo más probable es que, tarde o temprano, haga daño.”

Alicia nos invita permanentemente a permitirnos cambiar, a buscar nuevos sentidos y nuevos puntos de vista para poder enriquecernos. Lo hace con la inocencia de una niña al preguntar  “¿Cómo hablar con una persona que siempre dice lo mismo?”

A modo de conclusión…

Más leemos a Lewis Carroll y más nos sorprende. Probablemente lo que más me atrae es la facilidad con la que Alicia nos invita a re-pensarnos. La realidad nos bombardea permanentemente con palabras, sensaciones, imágenes y sonidos y buscamos convertir todos estos datos en información útil para poder decidir. Aprendemos y des-aprendemos. Sabemos y olvidamos. Des-aprendemos y re-aprendemos. Olvidamos y recordamos. Pero por sobre todo, nos cuesta aplicar lo que incorporamos. Podemos ver con facilidad en lo demás (y no en nosotros) que hacen bien, que hacen mal y que deberían hacer. Pero a modo de conclusión, me fascina esta lectura que hace Alicia: “Ese es el problema conmigo. Doy muy buenos consejos, pero rara vez los sigo.”

Print Friendly, PDF & Email