Internacionales Resto del mundo

Encuesta de pagos corporativos de Asia 2020: el COVID-19 revertirá la incipiente recuperación del año pasado

Tras un año 2019 dominado por las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, Coface ha observado una incipiente recuperación en Asia (excluida China), apoyada por los cambios en la cadena de suministro y la liquidez adicional de la Reserva Federal de Estados Unidos. Los plazos promedio de pago mejoraron en 2019, pasando a 67 días en comparación con los 69 días de 2018. Y mientras que el 65% de las empresas informaron que habían experimentado retrasos en los pagos en 2019 (63% en 2018), la duración promedio de los pagos se redujo a 85 días en 2019, frente a los 88 días de 2018.

Sin embargo, esta recuperación será efímera, ya que la pandemia de COVID-19 amenaza gravemente las perspectivas de crecimiento, y se espera que muchas economías de la región experimenten su mayor contracción desde la crisis financiera asiática de 1997-1998.

Sobre una base ponderada por el PIB, la tasa de crecimiento de las economías de Asia caerá al 0,3% en 2020 (-0,65% si se excluye a China). Esto puede compararse con la tasa de crecimiento del 4,6% de 2019, o incluso con la de 1998 que, a pesar de todo, fue aún más alta: 2,9% (0,76% excluyendo a China).

Disparidades en los plazos de pago y pagos atrasados entre países

En 2019 se produjo la primera mejora en las condiciones de pago promedio desde 2015. Los plazos de pago más largos se registraron en Japón (91 días), China (86 días) y Taiwán (72 días), mientras que todas las demás economías de los países asiáticos estudiados tenían plazos de pago inferiores a la media. En el extremo opuesto se encontraba Australia, con un período de 36 días.

Los retrasos en los pagos fueron más largos en China (96 días), Malasia (84) y Singapur (71). Desde 2019, los retrasos en los pagos han aumentado en Tailandia (7 días hasta 69) y en Malasia y Taiwán (2 días hasta 67).

La mayoría de los encuestados (48%) dijo que el principal impulsor del aumento en los retrasos en los pagos fueron las dificultades financieras de los clientes. Estas dificultades provienen principalmente de una competencia feroz que afecta los márgenes (41%) y la falta de recursos financieros (22%).

Situaciones contrastadas entre los sectores: energía, TIC y construcción en dificultades

Los plazos de pago promedio fueron más largos para los sectores de energía, tecnología de la información y las comunicaciones (TIC) y construcción, con más del 20% de las empresas ofreciendo plazos de pago de 120 días o más.

Estos mismos sectores también registraron los retrasos de pago más largos, con 24%, 28% y 26% de los encuestados que informaron retrasos en los pagos de 120 días o más, respectivamente.

El estudio de la proporción de retrasos en los pagos ultra largos muestra un riesgo de deterioro del flujo de efectivo en ciertas regiones y sectores

Los retrasos en los pagos y los riesgos de flujo de efectivo a menudo van de la mano. Para evaluar los riesgos de flujo de efectivo, Coface estudia la proporción de demoras de pago ultra largas (ULPD, más de 180 días). Cuando estos constituyen más del 2% de la facturación anual, el flujo de caja de una empresa puede estar en riesgo. Según la experiencia de Coface, en todo el mundo, el 80% de los retrasos de pago ultra largos (ULPD, más de 180 días) nunca se pagan.

La proporción de las empresas asiáticas estudiadas que experimentaban ULPDs superiores al 2% de la facturación anual se redujo al 31% en 2019, frente al 38% en 2018. Sin embargo, una mirada más atenta revela que esta “recuperación” es equívoca: el número de empresas que notificaron ULPDs superiores al 10% de la facturación anual se mantuvo constante en 2019 (13%).

Excluyendo a China, la mayor proporción de empresas con ULPDs que superan el 10% de la facturación anual se encuentran en Malasia (7%), Singapur (7%) y Tailandia (6%). Del mismo modo, la proporción de países que notificaron ULPDs que superaban el 10% de la facturación anual fue mayor en los sectores del transporte, la energía y la construcción.

2020 estará marcado por la peor recesión desde la crisis financiera asiática de 1997-1998

Coface espera que la región de Asia-Pacífico se contraiga fuertemente en 2020 (excepto China y la India entre las nueve economías estudiadas), antes de repuntar en 2021. La contracción del PIB será más marcada en Tailandia (-5,0%), Hong Kong (-4,0%), Singapur (-3,5%), Japón (-3,0%), Malasia (-2,0%) y Australia (-1,9%), en un contexto de desaceleración de la industria turística y del comercio mundial.

Según las previsiones de Coface, la recuperación del crecimiento del PIB no se producirá hasta 2021, alcanzando el 6,2% (4,65% excluyendo a China).

Mirá el informe completo de Coface 

Print Friendly, PDF & Email