Actualidad

El mercado busca avanzar en el desarrollo de seguros contra el robo de identidad

El robo de identidad es básicamente que una persona se apropie de información personal ajena para cometer un fraude o generar alguna actividad ilegal a nombre de un tercero, tal como lo afirma en una nota el diario El Cronista.

Para prevenir este tipo de fraudes, en los últimos años se están escuchando  los seguros contra el robo de identidad, que permiten que el asegurado se despreocupe de todos los costos financieros y logísticos que le puede acarrear ser víctima de este delito.

[box type=”note”]En la Argentina, los intentos de introducir estos seguros en el mercado no tuvieron éxito, aunque muchas aseguradoras están evaluando distintas alternativas que lo hagan más atractivo para el perfil local.[/box]

Para que un producto pueda venderse en la Argentina es necesario que sea previamente aprobado por el órgano de control. En este caso, sería la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN). El producto en cuestión no ha sido masivamente desarrollado en el mercado asegurador argentino pero se ha analizado la introducción al mercado de algunos productos que cubrirían, entre otras cuestiones, el reembolso al asegurado de los gastos documentados provenientes de las gestiones y tramitaciones necesarias a efectos de subsanar las consecuencias producidas por el robo de identidad sufrido por el asegurado durante la vigencia de la póliza”, describe Martín Argañaraz Luque, socio de Derecho de Seguros del estudio jurídico Allende & Brea.

Los riesgos a los que está expuesto un individuo es justamente al robo de su información que, dependiendo del elemento en cuestión puede tener un impacto en su reputación, por ejemplo en una red social; impacto económico, si roban la clave de home banking; o en la divulgación de información confidencial”, explica Andrés Gil, socio de Cyber Risk Services para la Argentina y América latina.

Como sabemos, los avances tecnológicos abren nuevas posibilidades con robos que van desde el e-mail, la cuenta de alguna red social o una clave bancaria. El robo de datos como fechas de cumpleaños, direcciones y nombres de familiares, por caso, ayuda a completar el cuadro. Una vez que el ladrón obtiene la información, puede hacer un único gasto con la tarjeta, solicitar tarjetas de crédito adicionales, abrir cuentas bancarias, librar cheques sin fondo y hasta sacar un crédito. Y, en algunos casos, también se puede usar para eludir la ley o empezar una nueva vida.

Frente a esta preocupación creciente, muchas empresas de seguros, especialmente en Europa y en los Estados Unidos, decidieron empezar a brindar alguna cobertura contra el robo de identidad. “Son pólizas que se dan a nivel internacional. En general, responden ante el caso de que uno pierda documentación y cubren todos los gastos que uno tiene que afrontar para reponerla. Además hay seguros que uno puede contratar para cubrir costos de fraudes hasta determinadas sumas”, explica Francisco Astelarra, presidente de Asociación Argentina de Compañías de Seguros.

[box type=”note”]En el mundo está más instalada la propuesta. En general, se trata de un paquete más que se ofrece dentro de seguros para el hogar, de vida o personales. Para que se entienda, es algo así como el servicio de electricidad, cristalería y cerrajería que se incluyen en los seguros para el hogar. [/box]

Aunque el robo de identidad en la Argentina no está tipificado como delito, pero se estima que cada una hora un argentino sufre un robo de identidad, calculan fuentes del mercado. Según proyecciones de Identidadrobada.com, este delito mueve más de $ 1.000 millones por año en el país.

Hay algunas compañías que están brindando esa cobertura de robo de identidad pero todavía no hay números ni estadísticas. Es una cobertura nueva en el mercado, pero no tenemos información. Son pólizas que se manejan con cierta confidencialidad. Son ofertas en términos individuales”, sostiene Astelarra.

Print Friendly, PDF & Email