Europa Internacionales

Alemania: Más insolvencias en las empresas, a pesar de la significante ayuda

Las insolvencias en Alemania se redujeron significativamente en 2020 en comparación con 2019, a pesar de la peor recesión desde 2009. Esto se debe en gran medida a los programas de apoyo público. Sin embargo, las solicitudes de procedimientos regulares de insolvencia (Regelinsolvenzverfahren) anunciadas con antelación en los tribunales ya aumentaron fuertemente en febrero y marzo, lo que indica un aumento pendiente de las insolvencias empresariales en los próximos meses. El modelo de previsión de Coface muestra que hasta 4.030 insolvencias fueron evitadas por el apoyo del Estado en 2020, que ahora se está retirando en partes individuales, y podrían tener lugar en 2021/22. Desde el punto de vista empresarial, la crisis está lejos de haber terminado.

 

Resumen de 2020: Las insolvencias disminuyeron, pero no en todas partes

En 2020, 15.840 empresas se declararon insolventes en Alemania.Gracias a las ayudas públicas, se trata del nivel más bajo de insolvencias desde 1993, y el mayor descenso (-15,5% respecto a 2019) desde 1975. La diferencia entre ambos años se hizo especialmente importante a partir de julio de 2020. 2021 comenzó como terminó 2020, con cifras de insolvencia muy bajas.

No todos los sectores o regiones se beneficiaron de esta situación favorable. Para recibir apoyo estatal, las empresas tenían que demostrar que su modelo de negocio funcionaba antes de la pandemia, es decir, en diciembre de 2019.Como los sectores metalúrgico y automovilístico estaban en recesión desde finales de 2018, algunas empresas no cumplieron este criterio, no obtuvieron el apoyo del Estado y se declararon insolventes. Las insolvencias en el sector metalúrgico aumentaron un 7,1% en 2020, mientras que el aumento en la automoción alcanzó el 31,6%. Estos aumentos en sectores específicos no han cambiado la estructura general de las insolvencias en Alemania: la mayoría de las insolvencias proceden de los servicios empresariales, la construcción y la hotelería, así como del comercio minorista y el transporte. Los metales sólo representan el 3% de todas las insolvencias en 2020 y la automoción apenas el 0,5%.

 

Un aumento preocupante de los siniestros

Las insolvencias se concentran en las microempresas y en las pequeñas y medianas empresas (PYME). Pero el número de insolvencias no da información sobre los daños económicos.De hecho, la oficina estadística alemana (Destatis) estimó que, aunque las cifras disminuyeron drásticamente, los siniestros anticipados por insolvencias corporativas ascendieron a 44.100 millones de euros en 2020, el nivel más alto desde la recesión de 2009.

En 2020, los siniestros aumentaron un 65% en comparación con 2019.Algunos sectores destacaron en la comparación, especialmente el sector de las TIC. Este sector registró un aumento del 2767% interanual debido a la insolvencia de una gran oficina de compensación de recetas (AVP), con la que habían trabajado muchas farmacias. El sector de la hotelería registró un aumento de los siniestros del 383% interanual, el del comercio y la venta al por menor del 116% y el de las finanzas y los seguros del 124%. En el otro extremo del espectro, los siniestros en la construcción sólo aumentaron un 7% interanual, mientras que los siniestros en el transporte disminuyeron un 84%.

 

¿Suficientes medidas de apoyo?

El gobierno federal alemán puso en marcha medidas de apoyo a las empresas durante la pandemia. Los préstamos fueron los más utilizados durante el primer año de la crisis, alcanzando los 49.000 millones de euros (1,5% del PIB).Si bien el programa de préstamos era inicialmente sólo para empresas medianas, el alcance se amplió a las empresas muy pequeñas al comienzo del segundo cierre, en noviembre de 2020. El fondo de estabilización económica para las grandes empresas, uno de los principales pilares de apoyo, sólo se utilizó ligeramente (de los 600.000 millones de euros disponibles, sólo se utilizaron 8.400 millones) y principalmente por el sector de los viajes.

Incluso con un importante apoyo público, es muy probable que estas medidas fueran insuficientes o demasiado lentas para mantener el equilibrio de las finanzas empresariales.La hotelería y el comercio minorista parecen ser dos sectores en los que se ha agotado el colchón financiero y en los que es probable que se produzcan más insolvencias, tras un cierre de 6 semanas en la primavera europea de 2020 y otro de 5 a 6 meses en el invierno/primavera de 2021.

Según la simulación del grupo Coface, las insolvencias totales deberían haber aumentado un 6% en 2020 en comparación con 2019. En realidad, las insolvencias cayeron un 15,5%. Por lo tanto, una proporción de hasta el 21,5% (o 4.030 insolvencias) podrían estar en gatera. La mayor parte debería proceder de la hostelería, donde esperamos unas 660 “insolvencias ocultas”, seguidas del transporte y la construcción, con unas 420 cada uno, la industria manufacturera (230) y el comercio minorista (190). Esto demuestra que, incluso con un bajo número de insolvencias en 2020, la factura corporativa de la pandemia aún no se ha pagado.

Print Friendly, PDF & Email