Actualidad

FAPASA celebra la semana del PAS colaborando a desarrollar la conciencia aseguradora

A propósito del Dia del Poductor Asesor de Seguros, FAPASA difundió una serie de conceptos primordialespara la industria del seguro a través de su Boletín Oficial:

¿Sabe el asegurable o asegurado realmente qué es un seguro y cómo funciona?

Nos parece conveniente utilizar este espacio para llevarles a los lectores algunos conceptos importantes que hacen a la cultura aseguradora y que creemos pueden ser de suma utilidad.

Por varios motivos que sería largo de explicar –y que exceden las posibilidades de esta nota- muchas personas desconocen la importante función social y económica del seguro.

Vale la pena dar cuenta de ellas.

En principio, el seguro tiene una función educativa: enseña a las personas a adoptar una actitud protagónica frente a los riesgos e intenta eliminarlos o, cuanto menos, reducirlos.

En donde más se puede percibir esta función social del seguro es, sin dudas, en los seguros sobre personas.

Este tipo de seguros apunta a un objetivo loable como lo es reunir recursos económicos en carácter de reserva para que -en caso de accidentes personales o problemas de salud- se pueda atender a las consecuencias y mitigarlas.

Además, el seguro tiene una función económica trascendente. Desde el punto de vista macroeconómico se puede señalar que la actividad aseguradora aporta de manera considerable al Producto Bruto Interno de nuestro país. En la actualidad, esa participación es de aproximadamente el 2,8%. Pero lo que resulta aún más significativo es que, más allá de ese porcentaje, la mayor parte de de las actividades que generan el resto de del PBI no podrían intentarse o llevarse a cabo sin la existencia de la institución aseguradora como cobertura de sus bienes y actividades.

La Superintendencia de Seguros de la Nación (organismo que regula la actividad aseguradora en todo el país) ha manifestado en el Plan Nacional Estratégico del Seguro (PlaNeS) su decisión de llevar esa participación al 5%.

También hay que señalar que el seguro tiene, en el caso de los seguros patrimoniales, una función indemnizatoria. Esta función es la que permite la reparación de la pérdida económica y posibilita, de esta manera, el mantenimiento del patrimonio y, en muchos casos, el reingreso al circuito de la producción.

A lo largo de nuestra vida y por el ejercicio de nuestra profesión, los Productores Asesores de Seguros hemos sido testigos de una innumerable cantidad de siniestros (incendios, explosiones, colisiones, robos, demandas por responsabilidad civil, etc.) que, de no haber contado con la debida cobertura, hubiesen llevado a la ruina a personas, familias y, muchas veces también, a empresas y trabajadores.

Queremos subrayar que el seguro fue –y esperamos que lo siga siendo siempre- una noble construcción cultural que expresa la solidaridad humana ya que es un sistema donde todos contribuyen con importes de dinero –lógicamente inferiores a las sumas aseguradas- para que aquellos que tengan un daño puedan ser compensados por ello. Es decir, se constituye un fondo de primas (respuesta colectiva) para resarcir a quien sufre (individualmente) un perjuicio.

El rol fundamental del Productor Asesor de Seguros.

Nadie desconoce que existen en el mercado distintos canales de comercialización. Entre otros, las terminales automotrices, las tarjetas de créditos, las grandes tiendas, los grupos de afinidad, la venta directa, la venta telefónica, los bancos, etc.

Las compañías que utilizan estos canales sostienen que ello se debe a que los consumidores han modificado sus conductas de compra –lo que convalida el uso de diferentes canales para poder llegar a la mayor cantidad de segmentos de compradores posibles- y que si no lo hacen regalan esos segmentos a sus competidores.

Estos son –así se manifiesta- las reglas del mercado.

Pareciera, entonces, que la figura del Productor Asesor de Seguros, ante tal dinámica y actores, quedara relegada o empequeñecida. Sin embargo, cuando analizamos las cifras del mercado, las conclusiones son otras. Porque hoy en día, el canal de comercialización de los Productores Asesores de Seguros es el canal preferido en el mercado argentino de seguros. Basta con observar las estadísticas que dicen que concentra el 65% de las ventas de seguros que se efectúan en el país.

Esta posición privilegiada seguramente responde a varias razones que vale la pena señalar. En primer término, los Productores Asesores de Seguros son una especie de “ejército de desarrollo de la cultura aseguradora, de asesoramiento y de comercialización” que está distribuido a lo largo y ancho del país. En segundo lugar, los Productores Asesores de Seguros tienen una extraordinaria inserción social que los transforma, en la práctica, en una “llave maestra” que abre las puertas a los buenos negocios y, por último, los Productores Asesores de Seguros operan en todos los mercados y en todos los ramos brindando coberturas realmente a la medida de los asegurados.

Es que el Productor Asesor de Seguros, para serlo, ha debido oportunamente capacitarse y rendir un examen para la obtención de matrícula. Y luego ha tenido que cumplir con el Programa de Capacitación Continuada de la Superintendencia de Seguros de la Nación que lo lleva a estar actualizado.

Su formación le permite establecer vínculos con los asegurados como ningún otro canal. Asesoran, prestan servicios, analizan riesgos, proponen alternativas, sugieren cambios y están siempre atentos a las necesidades del asegurado.

Es decir –y este tal vez sea el concepto más importante- no solo es el canal líder por participación en el mercado sino, también, por las variadas competencias que posee.

La Federación de Asociaciones de Productores Asesores de Seguros de la Argentina.

La Federación de Asociaciones de Productores Asesores de Seguros de la Argentina, FAPASA, tiene una larga historia que se remonta, en su forma primitiva, a mediados del siglo pasado. Su forma moderna aparece en el año 1985.

Es una organización de segundo grado integrada por 20 Asociaciones de Productores Asesores de Seguros distribuidas en todo el país.

La institución trabaja sistemáticamente por los derechos de los Productores Asesores de Seguros, por su profesionalización, por el desarrollo de la cultura aseguradora, por los derechos del asegurado y por el desarrollo del mercado.

FAPASA constituyó el Centro Federal de Capacitación que es una institución autorizada por la Superintendencia de Seguros de la Nación a dictar cursos para Aspirantes a Productores Asesores de Seguros y Productores Asesores de Seguros en todo el país. Tiene 17 filiales y una planta funcional de 67 docentes.

Además, en el año 1991, FAPASA y la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN) firmaron el Convenio de Colaboración Técnica Financiera que dio origen al Ente Cooperador Ley 22.400.

Esta institución, dirigida por Productores Asesores de Seguros, ha sido y es de gran importancia para el mercado del seguro ya que, entre otras cosas, ha contribuido de manera determinante a su profesionalización.

Felizmente, hoy todos los Productores Asesores de Seguros del país saben que tienen en el Ente Cooperador Ley 22.400 un aliado invalorable que, por un lado -en sintonía con la Superintendencia de Seguros de la Nación- colabora a que quienes ingresan al mercado lo hagan debidamente capacitados y que, por otro, le brinda a los PAS el plus de perfeccionamiento y/o actualización necesaria que los distingue de otros canales de comercialización y les permite ser cada día más competitivos.

Print Friendly, PDF & Email