Destacadas Innovación

Empresas avanzan en la “transformación ágil” en busca de flexibilidad y llegar al cliente

Foto: HR Executive

COBERTURA 100% SEGURO.- El pasado 3 de agosto/2020, se realizó de manera virtual el lanzamiento del estudio de “Agilidad de las empresas en América Latina” impulsado por Everis, donde se presentaron los resultados obtenidos de las encuestas realizadas a 48 líderes de transformación de México, Colombia, Perú, Brasil, Chile y Argentina, acerca del desafío que supone la incorporación de la agilidad en las empresas.

Participaron como oradores Marta del Amo, periodista científica y jefa de redacción de la edición en español de la prestigiosa revista MIT Technology Review; Víctor León Marambio, Director Ejecutivo Centro de Excelencia Ágil Everis LATAM; y Waldemar Castanho Paschoal, Director Ejecutivo Centro de Excelencia Ágil Everis LATAM.

La periodista fue la primera en tomar la palabra y comentó que desde el medio se ven interesados por cualquier iniciativa de base tecnológica, con un impacto en los negocios o en el día a día de la gente.

“Aunque agilidad no es una cuestión tecnológica pura y dura, sí supone una innovación y un cambio y ahí es donde nos interesa y donde nos preguntamos qué beneficios son los que trae esto a Latinoamérica, tanto para el consumidor como para las empresas que intentan adoptarla”, detalló Marta del Amo.

En ese marco, resaltó cuatros puntos claves que se vieron destacados en el informe y que tienen que ver con las personas; el cliente; la mejora en la comunicación dentro de la empresa y el impacto del COVID-19.

  • Las personas: la agilidad dentro de las organizaciones es una palanca para aumentar la satisfacción y la retención del talento.
  • El cliente: la agilidad es una metodología que permite adelantarse y estar mucho más en contacto con sus necesidades para cambiar modelos de negocios, procesos o productos.
  • Gestión del negocio: la metodología de la agilidad permite que todo el mundo esté hablando el mismo lenguaje.
  • COVID-19: las empresas que antes de la pandemia habían empezado a trabajar en agilidad, han sabido reaccionar mucho mejor a los cambios obligatorios que acontecieron con la pandemia.

A su turno, Víctor León Marambio, realizó un resumen de los resultados obtenidos a partir de las entrevistas realizadas a 48 líderes de transformación entre 4 y 5 meses. Es la tercera vez que Everis realiza el estudio, buscando darle una continuidad y un seguimiento, para conocer cómo evoluciona la región en relación a la opción ágil. También identificaron de manera cualitativa y cuantitativa las buenas prácticas y desafíos que enfrentarán estos líderes.

En cuanto a los elementos que los entrevistados consideran que son  motivadores para abordar un proceso de transformación ágil se encuentran:

  • La agilidad como un medio para alcanzar la transformación digital de las organizaciones;
  • La agilidad como ayuda para acercarse al cliente;
  • La reducción de time to market para llegar al mercado más rápido que la competencia.

Entre los beneficios que perciben los líderes entrevistados al aplicar una metodología ágil, se destaca:

  • La mejora en el time to market;
  • La satisfacción del cliente;
  • Empoderamiento de los equipos. (un aspecto que en estudio anteriores no se observó)

“La resistencia al cambio se consolida como el principal desafío de este año, a diferencia del  anterior que era la falta de conocimiento.  Esto se debe a que los programas de transformación ágil se han expandido por las organizaciones”, expresó Marambio.

En cuanto a los retos a futuro, el ejecutivo comentó que la mayoría de los encuestados creen que el desafío está en consolidar un modelo de escalamiento en la organización. “Eso nos hace pensar que estamos pasando de un modelo experimental a un modelo organizativo de mayor impacto”, aseguró. La contratación y retención del talento con skills diferenciales, sigue siendo un desafío, pero se vislumbra un cambio en el área de recursos humanos, donde el desafío pasa más por las personas que por los procesos o herramientas.

“Las personas en el centro es el concepto más relevante del estudio. Los equipos ágiles persiguen un objetivo en común, pero hay un largo camino por recorrer en la autonomía y la autorregulación”, apuntó el Director Ejecutivo Centro de Excelencia Ágil Everis LATAM.

El estudio concluye que esta metodología se puede entender como una nueva forma de trabajo y por ello es importante el involucramiento de los grandes ejecutivos de las organizaciones.

Finalmente, tuvo la palabra de Waldemar Castanho Paschoal, quien destacó que parte de las entrevistas se realizaron cuando el COVID-19 ya había comenzado a circular.

“Notamos que los equipos ágiles que teníamos en distintas compañías lograron adaptarse mucho más rápido a este ambiente de crisis que estamos viviendo. Y esto  tiene que ver con la autonomía”, aseguró Paschoal.

También, hizo foco en las 5 palancas con las que una organización ágil debería contar:

  • Balancear estrategia con presupuesto;
  • Ajustar propuestas de valor y revisar las alianzas;
  • Entrega rápida y oportuna de los productos, generando experiencias “memorables”;
  • Adaptar y optimizar las operaciones y los procesos para pensar “fuera de la caja”;
  • Escalar la colaboración de forma remota, donde el “líder ágil” tiene una gran importancia.

“En un ambiente de COVID-19 es necesario que una empresa revise constantemente esas palancas”, expresó el especialista de Everis LATAM.

Finalmente, enumeró los tres principales cambios que vienen aparejados con la llegada del COVID-19, a saber:

  1. Cambiar los objetivos para pasar de una organización tradicional hacia una organización ágil;
  2. Cambiar la forma en cómo buscamos resultados de negocios;
  3. Cambiar la visión de trabajar por proyecto a pasar a trabajar por productos.

“La agilidad permite tener una adaptación mucho mejor. La empresas que ya están adoptando la agilidad como medio están mucho más flexibles y adaptativas al COVID-19”, concluyó.

Print Friendly, PDF & Email