Actualidad Destacadas

El Gobierno, duro contra la “mafia de los juicios laborales”

La llamada “industria del juicio”, que tanto viene afectando al Sistema de Riesgos del Trabajo, volvió a estar en primera plana, no por darse a conocer nuevos datos sobre su escalada ascendente, sino porque fue mencionada y advertida por el propio presidente de la Nación.

No sólo le puso nombre y apellido, sino que directamente la tildó de “mafia de los juicios laborales”. Mauricio Macri dio un discurso en el marco de la asunción de Jorge Faurie como nuevo canciller en reemplazo de Susana Malcorra, y allí advirtió sobre “comportamientos mafiosos” encabezados por un “grupo de estudios y jueces laboralistas”, incluyendo allí a Héctor Recalde, jefe del bloque de diputados kirchneristas, como el “conductor” de esos magistrados y abogados.

“Le han hecho mucho daño a la Argentina”, advirtió, destacando el cambio cultural impulsado por el Gobierno, la decisión de revertir el aislamiento del mundo, “decir la verdad en todo”, dejar de  premiar al vivo” y “alejarnos definitivamente de comportamientos mafiosos”.

Tenemos que enfrentar estas cosas, por ejemplo a la mafia de los juicios laborales que destruye la generación de empleo futuro. Este grupo de estudios laboralistas, por suerte una minoría, con un grupo de jueces laboralistas conducidos por Recalde, le ha hecho mucho daño a la Argentina”, alertó Macri, tal como publica el diario Clarín.

El presidente vinculó ello a los problemas de inversión y generación de empleo. “Dejan a un montón de gente sin poder acceder a un trabajo, porque aquel que tiene que tomar la decisión tiene miedo a que su esfuerzo se le vaya en uno de estos comportamientos mafiosos”, añadió.

En eso asintió luego el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien advirtió en América 24 que “hay un negocio de abogados y una parte del sistema judicial que termina atentando contra las pymes” y que las mismas puedan seguir dando trabajo.

“Ante un conflicto laboral, los empresarios tienen que pagar millones de pesos”, sostuvo Frigerio, resaltando que “por uno de estos juicios pierden el trabajo diez o doce personas”.

Según datos suministrados por un ministro al matutino porteño, los juicios pasaron de 58 mil a 115 mil en cinco años, y  en el último año se pagaron honorarios por más de 600 millones de dólares.

Créditos: foto Clarín

Print Friendly, PDF & Email