Columnistas Innovación

Cuando pase el temblor

Por Gabriel Mysler, Director de Innovation@Reach y Managing Director de Integrity Meter.-

“Yo caminaré entre las piedras hasta sentir el temblor en mis piernas.A veces siento temor, lo sé, a veces vergüenza.
Estoy sentado en un cráter desierto, sigo aguardando el temblor en mi cuerpo.Nadie me vio partir, lo sé. Nadie me espera.Hay una grieta en mi corazón, un planeta, con desilusión”.

Como tantas otras letras de Cerati, la capacidad que tiene Soda Stereo de describir realidades, actuales o imaginarias, es maravillosamente seductora. Esta canción que suena desde 1985, nos sigue hablando hoy del miedo, de la vergüenza, de la desilusión y de la sensación de no saber qué luz nos espera después del túnel.

Es normal sentirse abrumado y desconcertado en medio de la presente situación cuando son tantas las variables que escapan a nuestro control. Lo que no escapa a nuestro control es comenzar a prepararnos, como pide el final de la canción: “Despiértame cuando pase el temblor”.

¿Qué vamos a hacer cuando todo esto sea una página de historia?
¿Qué vamos a hacer cuando pase el temblor?

No es esta la primera pandemia, ni será la última
No es este el primer cisne negro, ni será el último.
Cómo nos preparamos para lo que sigue? De esto se trata la resiliencia.
De esto hablaba Viktor Frankl cuando nos recordaba que nuestra libertad inclaudicable es la de poder ser los dueños de nuestras propias decisiones en cualquier circunstancia.
Con lo que somos, con lo que tenemos, con lo que aprendimos… ¿qué vamos a hacer?

Los cambios, y la aceleración de los cambios, serán impresionantes. Procesos que habían comenzado hace mucho tiempo, hoy se instalan.  El Covid 19, además de ser un virus, fue un catalizador de procesos aletargados y postergados.

La Inteligencia Artificial, el trabajo a distancia, el comercio electrónico, la telemedicina y la virtualidad, tomarán mas impulso y dejarán de ser opcionales. Pero por sobre todo, deberemos poner el foco definitivamente en el cliente. Vivimos hasta ahora más preocupados por la competencia que por satisfacer, comprender y servir a nuestros clientes. Nos enseña Jeff Bezos, el Ceo de Amazon, que debemos obsesionarnos con nuestros clientes y no con nuestros competidores.

Esto también pasará

Es verdad que el tiempo es un gran maestro, y también es igualmente cierto que el tiempo cura muchas heridas, o al menos las cauteriza. Lo que no es menos cierto, es que el paso del tiempo es inexorable y que difícilmente podamos hacer mañana lo que no hacemos hoy. No alcanza con comprender y aprender las lecciones, hay aplicar los aprendizajes, hay que ejecutar.

Es momento de innovar, no de procrastinar y postergar. Con el presupuesto con el que dispongamos y con los recursos que tenemos, hay que apostar al futuro.
Pasará el temblor y nos despertaremos, más tarde o más temprano.

En el final del video, cuando Soda Stereo repite “despiértame cuando pase el temblor”, se los ve a los 3 (¿premonitoriamente?) caminando juntos por un camino que se extiende adelante: no esperan sentados, esperan de manera activa.
Ahora es el momento de sostenernos, y de mantenernos a flote, pero sin perder el sentido de destino.No es suficiente con sobrevivir al temblor, si nos alejamos mucho de la costa, nos habremos mantenido con vida, pero jamás podremos volver a la orilla.

El compositor francés Hector Berlioz, autor de la increíble “Sinfonía Fantástica” nos enseñaba: “El tiempo es un gran maestro, pero desafortunadamente mata a todos sus alumnos.”

Print Friendly, PDF & Email