Actualidad

¿Autos autónomos o tradicionales? El debate recién comienza

El accidente que ocasionó una gran polémica entre los autos autónomos y los tradicionales fue publicada en 100% SEGURO (ver nota), la cual fue dada a conocer el pasado 29 de febrero por la compañía matriz de Google, Alphabet–fue el tema para hablar durante la exhibición automovilística de Ginebra, tal como revela una nota de El Cronista Comercial.

El accidente demuestra que las computadoras y las personas resultan ser una imperfecta combinación al momento de conducir. Los robots son competentes en lo que se refiere a seguir normas, a menudo con mucha mayor rapidez y eficiencia que las personas, y sin cansarse, distraerse o emborracharse. Pero ellos no son mejores que los seres humanos cuando se trata de adivinar cómo se comportarán otros seres humanos.

[box type=”note”]La mayoría de las grandes compañías automotrices del mundo están convencidas de que, para 2020, van a poder producir y vender vehículos que serán capaces de autoconducirse a través de estrechas calles y a lo largo de anchas autopistas de múltiples carriles.[/box]

Un ejemplo claro es la estrategia empleada por Nissan, en donde sus vehículos autónomos el conductor puede tomar el control en medio de tráfico pesado en autopistas o cambiar de carril.

Aunque la tecnología avanza y se perfecciona, todavía existen obstáculos que deben eliminarse antes de que se puedan quitar los volantes. La plena autonomía requiere mapas tridimensionales de alta definición con el fin de que los vehículos sepan exactamente su ubicación. Los vehículos también necesitarán comunicarse con otros vehículos y con componentes de la infraestructura, tales como los semáforos, mientras que conducen.

Para concluir, vale destacar que el accidente del vehículo de Google no habría ocurrido en un mundo que estuviera completamente adaptado para la conducción autónoma. Su vehículo calculó que el autobús se detendría, mientras que el conductor del autobús pensó que el vehículo lo haría. Debido a esto, Google planea programar su vehículo para comprender el comportamiento de otros conductores.

Print Friendly, PDF & Email