Prevención Salud

Médicos del Mundo advierte sobre la importancia de la prevención en la salud pública

Gonzalo Basile, cabeza de Médicos del Mundo Argentina y encargado de la coordinación regional en América Latina y el Caribe de la organización, señala en una entrevista realizada por el Diario Clarín: “Nuestros sistemas de salud empobrecieron las estrategias de respuesta, son hospitalocéntricos y todo deriva en la enfermedad y la muerte y no el cuidado y la prevención”.

Explicó que el área metropolitana es una sola y debería trabajar estos temas como conglomerado, como pasa con el transporte, por ejemplo. “El desafío es complejo porque entran en juego temas políticos”, advirtió.

La salud tiene una vertiente colectiva poblacional que se entiende como un proceso social y que incluye dimensiones políticas, técnicas, económicas, sociales, ambientales e incluso biológicas”, dijo.

El especialista indica que la medicina social nace a partir de reflexiones sobre las determinantes sociales de la salud, que tiene que ver con entender que el modo en que nuestras sociedades se organizan, distribuyen poder, espacio y recursos y se generan patrones de enfermedad y de muerte diferenciales.

Es probable que una persona empobrecida (porque no se ‘es’ pobre sino que no se tiene posibilidad de no serlo), tenga más chances de presentar determinados problemas de salud-enfermedad que en otros grupos sociales ya están resueltos. Ahora, si además es mujer, va a estar en peores condiciones. Y si además pertenece a una etnia indígena originaria o afrodescendiente, queda más abajo en la escala epidemiológica”, advierte.

En este sentido, explicó que la situación de calle es la más crítica por la dimensión poblacional que tiene la Ciudad. Según Basile, hoy hay más de 16.000 personas que sobreviven en el espacio público (la categoría abarca a la gente que está en el programa de hoteles, las más de 2.500 camas de paradores del Gobierno, chicos y adultos que cartonean y duermen en la calle en la semana, y los chicos que trabajan en el espacio público).

Más del 40% de esa población tiene consumo de sustancias adictivas: alcoholismo en adultos mayores, paco y pasta base en niños y adolescentes. En etapas invernales, tenés un 40% de infecciones respiratorias agudas, cuando en el sistema público pueden estar en menos del 20%. También, infecciones dermatológicas por no tener acceso cotidiano a la higiene personal. Y el tema de traumatismos por las condiciones de supervivencia”, señaló.

Basile cuenta que, en Buenos Aires, Médicos del Mundo brinda atención primaria en el espacio público, acompañamiento social y de salud mental y trabaja en la incidencia de estos temas en políticas públicas. “La infantilización de la exclusión y de la pobreza que se generó en los 90 tiene una serie de desafíos que incluyen el abordaje de adicciones y salud sexual y reproductiva sin lógicas adultocéntricas”, expone.

 

 

Print Friendly, PDF & Email