Columnistas

La creciente volatilidad del clima, ¿un riesgo subestimado?

Por Nuno Antunes, Managing Director Ibero/Latam en Allianz Global Corporate & Specialty.-

El cambio climático ha aumentado la frecuencia, la intensidad y la gravedad de los eventos extremos y tiene un mayor impacto en las comunidades vulnerables. Según el informe de la ONU “Estado de los Servicios Climáticos 2020” publicado en octubre de 2020, se han producido más de 11.000 desastres naturales en los últimos 50 años, que se cobraron la vida de 2 millones de personas y provocaron pérdidas económicas superiores a los 3 billones de dólares.

La tormenta invernal que arrasa el sur de Estados Unidos ha causado varios muertos y ha dejado a millones de personas sin electricidad. Entre septiembre y octubre del año pasado, Brasil fue escenario de una histórica ola de calor, con temperaturas superiores a los 44 ° C, con pérdidas millonarias para los productores rurales -especialmente avicultores- reduciendo la producción nacional de huevos en un 30%. Estos ejemplos de tormentas extremas ponen de manifiesto la creciente volatilidad del clima. 

Las catástrofes naturales (nat cats), como tormentas, inundaciones, terremotos o incendios forestales, ocupan el sexto lugar en el Barómetro de Riesgos de Allianz de este año, y el cambio climático el noveno. El informe anual de Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS) identifica los principales riesgos corporativos para los próximos 12 meses y más allá, basándose en la opinión de más de 2.700 expertos en gestión de riesgos de 92 países y territorios. 

¿Deberían estos dos riesgos estar más arriba en el radar de riesgos? Tanto los eventos nat cat como el cambio climático han caído en los diez principales riesgos de este año, uno y dos puestos respectivamente. La preocupación por el riesgo de los encuestados se ha visto superada, como es lógico, por la pandemia del Covid-19. El virus representaba una amenaza inmediata, tanto para la seguridad de las personas como de las empresas, por lo que no es de extrañar que el brote de la pandemia se haya disparado en la clasificación a expensas de otros peligros. Y es probable que siga siendo un riesgo prioritario hasta 2021 y más allá, hasta que la vacunación entre en vigor y las empresas puedan volver a la nueva normalidad post-pandémica. 

Lo que tienen en común la pandemia y el cambio climático es que ambos son riesgos sistémicos globales. Sin embargo, en comparación con el Covid-19, el cambio climático es una catástrofe en cámara lenta con muchas causas y efectos. Aunque puede que el virus haya provocado inadvertidamente una pequeña reducción de las emisiones en 2020 debido a la disminución del tráfico, los viajes y la actividad industrial, la necesidad de combatir y prevenir el cambio climático y el calentamiento global sigue siendo tan alta como siempre, como ponen de manifiesto una serie de recientes hitos no deseados.

En un estudio publicado a finales de enero de este año, la revista Science of the Total Environment apunta a evidencia de una posible relación entre el cambio climático y el brote de coronavirus. Según la publicación, un estudio mostró que, debido a cambios en la temperatura y los ecosistemas, varias especies de murciélagos migraron a otras regiones de China, lo que puede haber cambiado no solo los lugares donde se encuentran ciertos virus, sino que también ha permitido nuevas interacciones entre animales y virus, facilitando la transmisión y desarrollo de variaciones más peligrosas.

Los últimos seis años han sido los más calurosos desde que se tiene constancia de ellos, y el año 2020 será el más caluroso en Europa y el conjunto de años más calurosos jamás registrados, según el Servicio Climático Europeo Copernicus. Los devastadores incendios forestales en California y Australia y el número récord de tormentas tropicales en el Océano Atlántico fueron algunas de las catástrofes naturales que dominaron los titulares en 2020. Ninguna temporada anterior de huracanes en el Atlántico había producido tantas tormentas con nombre (30), de las cuales 13 se convirtieron en huracanes. 

Mientras tanto, Australia sufrió la peor temporada de incendios forestales de su historia, mientras que cinco de los seis mayores incendios de California se produjeron en 2020, incluido su primer “gigaincendio”, el August Complex Fire, que quemó más de un millón de acres. Al mismo tiempo, en Europa y Norteamérica son cada vez más frecuentes las tormentas eléctricas severas, a menudo con granizo o tornados, y los daños aumentan, incluso después de ajustar el crecimiento del valor.

Sin embargo, 2020 fue también el tercer año consecutivo sin un solo evento catastrófico importante que causara un impacto económico significativo y daños asegurados, como el huracán Harvey en 2017. A pesar de la temporada de huracanes, que batió récords, la mayoría de los huracanes que tocaron tierra en EE.UU. no afectaron a zonas densamente pobladas en 2020, por lo que las pérdidas aseguradas fueron relativamente bajas, de más de 20.000 millones de dólares.

En los últimos años ha disminuido la frecuencia de los grandes acontecimientos catastróficos no relacionados con la meteorología, como los terremotos o los tsunamis. En consecuencia, la percepción negativa de estos riesgos de catástrofes, como indica el nivel de importancia en el Barómetro de Riesgos de Allianz, también ha disminuido. Dicho esto, las pérdidas agregadas de múltiples sucesos de tamaño pequeño o mediano siguen provocando una devastación generalizada y considerables pérdidas globales aseguradas. 

Las catástrofes naturales causaron alrededor de 80.000 millones de dólares de pérdidas aseguradas a nivel mundial en 2020, lo que supone un aumento de más del 40% respecto a 2019, sobre todo por eventos de riesgos secundarios como tormentas convectivas severas (tormentas eléctricas con tornados, inundaciones y granizo) e incendios forestales.

Tras la atención prestada a la pandemia en 2020, es indudable que el cambio climático volverá a ser una prioridad en la agenda de los consejos de administración en 2021. El cambio climático exigirá que muchas empresas ajusten sus estrategias y modelos de negocio para pasar a un mundo con bajas emisiones de carbono. Los gestores de riesgos deben estar a la vanguardia de ese cambio para evaluar los riesgos y oportunidades de transición relacionados con los cambios del mercado y la tecnología, las cuestiones de reputación, los cambios políticos y jurídicos o los riesgos físicos. Tienen que ayudar a identificar posibles escenarios o a evaluar el impacto empresarial y financiero que impulsa la transformación global de una empresa con bajas emisiones de carbono, junto con otras partes interesadas.

Es esencial que las amplias medidas políticas para la recuperación económica y los paquetes de estímulo tras Covid-19 cumplan tanto con la recuperación de la economía como con los objetivos del Acuerdo de París para la Protección del Clima, cuyo objetivo es mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de los 2°C respecto a los niveles preindustriales, y tratar de limitar el aumento a 1,5°C.

No hace mucho tiempo que las estrategias u objetivos relacionados con el clima se consideraban como algo secundario para muchas empresas. En el futuro, probablemente será imposible que las empresas tengan éxito sin ellas. Instituciones como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo (BCE) consideran que el cambio climático es un riesgo financiero importante que podría incluso poner en peligro la estabilidad del mercado financiero, ya que los escenarios de “seguir como si nada” llevarían a correcciones repentinas y drásticas de los activos de combustibles fósiles “sobrevalorados”.

Además, hay muchos otros factores que están aumentando la presión sobre las empresas para que sean más conscientes del clima: empleados cada vez más comprometidos, deseosos de saber que su empresa está haciendo lo correcto desde el punto de vista medioambiental; inversores institucionales, como fondos de pensiones y gestores de activos, que presionan para que se tomen medidas concretas para proteger el clima, como objetivos de reducción de CO2 o la salida de la industria del carbón; grupos de accionistas que se aseguran de que las cuestiones climáticas sean el centro de atención en las asambleas generales; y posibles patrocinadores que buscan información más detallada que nunca sobre las estrategias relacionadas con el clima.

Entonces, ¿cuáles son las exposiciones al riesgo más significativas que el impacto del cambio climático crea para las empresas? Según los encuestados en el Barómetro de Riesgos de Allianz, el impacto de las pérdidas físicas es la exposición más importante que crea el cambio climático para las empresas, seguido de su impacto en las cadenas de suministro, los clientes y las comunidades. 

Más allá del impacto de las pérdidas físicas de los daños causados por las catástrofes naturales o los fenómenos meteorológicos extremos en los activos y propiedades de las empresas, también existe una creciente preocupación sobre cómo el aumento de las temperaturas globales o el mayor riesgo de inundaciones en lugares clave podrían afectar significativamente a las operaciones futuras, a las instalaciones, a la mano de obra y a las comunidades, y sobre cómo planificar para tales escenarios. 

El aumento de los riesgos normativos y legales también es una preocupación, sobre todo para los sectores que emiten muchas emisiones de carbono, pero también en otros lugares. Se avecinan cambios políticos, nuevos regímenes fiscales, requisitos de información y métricas de sostenibilidad. En América Latina, a pesar de que los principales países están revisando sus políticas ambientales y las metas presentadas en el Acuerdo de París, Costa Rica se destaca por cumplir con las metas de aumento de temperatura. Por tanto, las empresas tienen que prepararse y poder adaptarse rápidamente.  

Al mismo tiempo, el activismo contra el cambio climático se está volviendo más sofisticado y profesional. Por ejemplo, el bufete de abogados sin fines de lucro ClientEarth se ha ganado la reputación de utilizar la legislación para exigir responsabilidades a las empresas. En septiembre de 2020, consiguió una importante victoria al forzar el cierre de una gigantesca planta de carbón en el centro de Polonia.

La amenaza de los litigios también está evolucionando. En más de 30 países, la mayoría de ellos en Estados Unidos, ya se han interpuesto demandas por el cambio climático contra las “grandes empresas del carbono”. Pero la ciencia de la atribución del clima abre la posibilidad de emprender acciones legales que relacionen acontecimientos individuales con el cambio climático y responsabilicen a las empresas. En particular, un agricultor ha interpuesto una demanda contra la empresa energética alemana RWE por su contribución a las emisiones y los posibles daños a su propiedad en Huaraz (Perú).

En el futuro, los reguladores también podrían tomar medidas contra el “lavado verde” (cuando las empresas proporcionan información engañosa para presentar una imagen pública más responsable con el medio ambiente), ya que el Grupo de Trabajo sobre Información Financiera Relacionada con el Clima, los supervisores europeos y la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos están estudiando este asunto.

En consecuencia, el cambio climático no debe clasificarse sólo como un riesgo para la reputación, sino también como un riesgo legal/de gobernanza. Los consejos de administración de las empresas tienen el deber vital de garantizar una sólida responsabilidad climática corporativa con la presentación de informes y la debida diligencia.

La inversión en preparación, mitigación y resiliencia es crucial. En primer lugar, deben identificarse los riesgos y las oportunidades climáticas específicas de la empresa, por ejemplo, mediante el uso de análisis basados en escenarios y de herramientas y tecnologías como los modelos de catástrofes y los mapas de peligrosidad. Esto puede ayudar a desarrollar una estrategia climática que pueda aplicarse con medidas adecuadas, como cambios en el modelo de negocio o en la combinación de carteras o inversiones en capacidades y tecnologías, si es necesario. Estos cambios también podrían constituir oportunidades desde el punto de vista empresarial, ya que la transición energética aporta nuevos productos y mercados de venta.

Print Friendly, PDF & Email