Columnistas Innovación

Equipos de alta performance como herramienta de gestión para los CEOs

Barbara TothPor Bárbara Toth – CEO FESA Group Argentina.-

Los equipos de alta performance tomaron más relevancia en las organizaciones durante la pandemia. Superado el primer aniversario de la nueva normalidad, se observa que la mayoría de los equipos que venían trabajando óptimamente antes del COVID-19, lograron dar vuelta rápidamente y adaptarse con relativa facilidad a la nueva dinámica laboral. En contrapartida, los equipos en los que existía algún tema crítico en relación al liderazgo, la comunicación o la confianza, definitivamente empeoraron su desempeño.

Para entender un poco mejor, vamos a ver qué significa equipo de alto rendimiento y cómo se puede lograr que un equipo alcance su máximo potencial

En cada equipo, existen diferentes personas que el líder debe direccionar / influenciar hasta conseguir que los distintos miembros funcionen como en una rompecabezas, en el que las piezas se encajan perfectamente: esto equivale a “alto rendimiento“. Según la teoría desarrollada por Bruce Tuckman un equipo tiene que atravesar 4 fases para que esta metamorfosis se ocurra:

  • Etapa de formación
  • Etapa de enfrentamiento
  • Etapa de normalización
  • Etapa de desempeño

Es un proceso cíclico, no lineal, con progresos y retrocesos; y lo que se busca evitar es que los equipos se estanquen en las fases iniciales, que es lo que suele suceder cuando inician un paso constante de etapa 1 y 2.  Es el líder quien tiene que saber cómo actuar en cada etapa para conseguir lo mejor de su equipo.  Con los años, a este modelo se le adicionó una 5ta. fase que consiste en la disolución del equipo.

2020 fue el año que accionó como divisor de aguas para muchos equipos porque no estaban preparados para enfrentar los desafíos y las consecuencias de los largos meses de encierro.

Por un lado, el éxito de un equipo se mide sobre los indicadores “duros” de productividad (resultados, metas, etc.) que son necesarios para que el trabajo sea hecho. Del otro lado, la cultura de un equipo tiene el poder de apoyar una colaboración extraordinaria o eventualmente destruirla. Lo que observamos justamente es que varios equipos carentes de confianza e interacción constructiva entre los miembros “volvieron” a la fase de enfrentamiento.

En este contexto una de las herramientas más poderosas que puede ayudar a la compañía es el Team Coaching. La demanda normalmente viene del CEO porque él o ella perciben que su equipo no está en las óptimas condiciones para alcanzar su máximo desempeño.El Team Coaching es un proceso de toma de conciencia de los miembros del equipo de donde están, a dónde quieren llegar y qué falta para que eso ocurra. Normalmente inicia con un diagnóstico para determinar “dónde estamos” que incluye un Plan de Acción con medición exactas a través de KPIs –Key Performance Indicator- indicadores de desempeño, que se lleva adelante con sesiones regulares para integrar nuevos comportamientos, aprender nuevas habilidades y tomar nuevas acciones. Por ejemplo, si hay que (re) definir acuerdos, buscar nuevas formas de solucionar los problemas de la gestión diaria, mejorar la comunicación y de forma general cambiar sus perspectivas. Generalmente, estos procesos que duran entre 8 y 12 meses. Y terminan con una revisión sobre lo que el equipo aprendió junto con las nuevas mediciones de desempeño.

Print Friendly, PDF & Email